Article

Pregunta al experto: Ucrania invadida y sanciones a Rusia

A medida que la situación en Ucrania continúa agravándose en febrero de 2022, parece claro que, sea cual sea la dirección que tome el conflicto, el impacto en las cadenas de suministro será considerable y podría resultar incluso devastador.

Hemos invitado a expertos de todo el sector a que compartan con nosotros sus primeras impresiones sobre lo que puede suponer todo esto y lo que pueden hacer las empresas para crear cadenas de suministro resilientes frente a tal adversidad.  En la primera entrega de nuestra serie «Pregunta al experto», el analista de mercados de productos básicos Jason Kaplan analiza la guerra de Ucrania, el impacto de las sanciones a Rusia, el posible aumento de los precios de la energía y los problemas de suministro de algunos metales esenciales.

¿Cuáles son tus primeras impresiones sobre los efectos que pueden tener los acontecimientos de los últimos días sobre las cadenas de suministro?

Jason Kaplan: Los problemas en las cadenas de suministro y el aumento de precios eran de esperar ante el temor de la extensión del conflicto.  Una vez disipada la conmoción inicial, y cuando seamos capaces de evaluar el impacto de las perturbaciones en las cadenas de suministro, cabría esperar que algunos precios volvieran a sus niveles normales.  Sin embargo, sí perdurará el efecto sobre el suministro de gas o de metales específicos, lo cual generará tensión en las cadenas de suministro y mantendrá altos algunos precios.

¿Qué lecciones del pasado podríamos aprender a la hora de afrontar nuevas alteraciones en un mundo en que las cadenas de suministro siguen siendo frágiles?

Jason: La situación es aún cambiante y confusa, pero el conflicto de Ucrania de 2014 ya nos da cierta perspectiva de las consecuencias.  Si bien es cierto que en un principio se produjo un impacto en los suministros de productos básicos del país, los importadores supieron adaptarse y recurrir a otras fuentes.  Esto fue especialmente visible con la caída de las importaciones turcas de acero procedente de Ucrania, que fueron sustituidas por las de Rusia y China.

Ucrania no es un gran proveedor de productos básicos mineros y energéticos.  En lo que se refiere al acero, por ejemplo, desde la anexión de Crimea en 2014, Ucrania ha sido el 14.° mayor productor del mundo.  Sin embargo, debido al exceso de capacidad mundial de producción de acero, dicho suministro podrían compensarlo otras regiones.  Los productos básicos de origen agrícola y ganadero serán más problemáticos, por la importancia del trigo y el maíz ucranianos para el mercado mundial.

¿Cuál es tu opinión respecto a las empresas que, ante una situación que evoluciona tan rápidamente, se preguntan cómo mitigar los riesgos para su cadena de suministro en estos tiempos tan inciertos?

Jason: Por ahora, el avance del conflicto y los objetivos de la invasión no están claros, como tampoco lo está la respuesta de los países a la crisis.  Como ocurrió en 2014, hasta que no se recupere la estabilidad, la base industrial no será capaz de adaptarse, ni los clientes serán conscientes de las implicaciones.

De cara al futuro, puede esperarse que Ucrania recupere gran parte de las materias primas y de la producción, pero no al nivel anterior, independientemente de cómo se desarrolle la crisis. Sin embargo, es probable que los compradores desconfíen a la hora de recurrir al suministro ucraniano, cosa que hará que su importancia disminuya aún más. Además, el lugar de destino de estos productos básicos puede cambiar, con China absorbiendo una mayor parte de la producción ucraniana por razones económicas y políticas, sobre todo a medida que se va alejando de las fuentes de suministro australianas.

Más problemático podría ser el suministro de productos derivados, como las piezas de automóviles.  Las compañías multinacionales pueden enfrentarse a la prohibición de trabajar o adquirir productos en un país que ha sido anexionado, lo que asestaría un golpe a la producción ucraniana.

Las implicaciones más significativas serán, probablemente, las que se deriven de las sanciones a Rusia. Las materias primas y productos básicos rusos están integrados en cadenas de suministro globales, y las sanciones podrían hacer que se busquen fuentes alternativas.  Si a eso le añadimos los daños que vienen sufriendo las cadenas de suministro tras 24 meses de pandemia, los problemas serían inevitables para las empresas con opciones de suministro limitadas o aquellas que no conozcan con seguridad la procedencia de sus suministros.

Por último, ¿a qué subidas de precios y tendencias de mercado deberíamos prestar atención en las próximas semanas y meses?

Jason: La principal preocupación para Europa debe ser la energía.  Los precios del gas eran ya elevados de por sí, algo que influye en el gasto de los consumidores y aumenta los costes de producción.  Cualquier restricción del suministro de gas ruso, que representa aproximadamente el 40 % de las importaciones de gas en 2021, conducirá inevitablemente a un aumento de los costes de la energía, y por tanto a una inflación y perjuicio económico mayores. Y esto sí es un motivo de preocupación real.

Los productos básicos férreos, como el acero y el mineral de hierro, no deberían ser tan preocupantes.  La capacidad mundial es suficiente, incluso excesiva, y pueden combinarse las fuentes para compensar.  Aunque puede que las cadenas de suministro necesiten tiempo para adaptarse.

Lo más preocupante para las cadenas de suministro son las sanciones a Rusia.  Además de las materias primas energéticas, Rusia es un gran proveedor de metales, como el níquel o el platino.  La financiación del comercio ya es un problema, ya que algunas instituciones se muestran reticentes a financiar operaciones comerciales rusas, cosa que hace más difícil y costosa la exportación.  La decisión de excluir a algunos bancos rusos del sistema de pagos SWIFT dificulta aún más a las empresas hacer negocios a través de las fronteras rusas, incluso con países amigos como China.

Aún es demasiado pronto para analizar los efectos de la crisis.  Dependerá mucho de la capacidad de adaptación de las cadenas de suministro, de las sanciones que se impongan y del impacto económico del conflicto.

 

Si te preocupa el impacto de la crisis en tu empresa, ponte en contacto con nosotros para hablar con nuestro equipo de expertos.

 


You might be also interested in…

Reciba increíbles conocimientos en su buzón de correo cada mes

Subscribirse