Article

La sostenibilidad en la construcción: ¿un elemento deseable o sencillamente urgente?

Artículo escrito por Shaun McCarthy OBE, director de la Supply Chain Sustainability School

Fecha: 23 de marzo de 2021 | Tiempo de lectura: 7 minutos

La sostenibilidad en el sector de la construcción ha recorrido un largo camino en los últimos años. Muchos de los principales contratistas están mostrando sus políticas de sostenibilidad y compitiendo en torno a sus credenciales en esta área.

¿La sostenibilidad ha venido para quedarse o es solo una moda más?

Los impulsores de la sostenibilidad ambiental son cada vez más fuertes. Los inversores institucionales están adoptando una opinión firme sobre cuestiones como el cambio climático. Larry Fink, de Blackrock, no se anda con rodeos en su carta abierta a los Consejeros Delegados. En ella dice: «Creo que la pandemia ha supuesto una crisis existencial de tal calibre, un recordatorio tan claro de nuestra fragilidad, que nos ha llevado a afrontar la amenaza global del cambio climático con más fuerza y a considerar cómo, al igual que la pandemia, alterará nuestras vidas». La perspectiva de los inversores sobre la gobernanza ambiental y social afectará a los precios de las acciones y a los costes de endeudamiento.

De acuerdo con algunas de las principales tendencias de la cadena de suministro que cabe tener en cuenta para este año, las organizaciones que adoptan procesos sostenibles lograrán el reconocimiento público y mejores rendimientos económicos a largo plazo. Un estudio internacional realizado por Unilever, en el que participaron más de 20 000 adultos de 5 países diferentes, reveló que 1/3 de los entrevistados prefiere marcas sostenibles y que el 21 % de ellos preferiría comprar productos que lo indiquen claramente en sus etiquetas, y esta es una tendencia creciente.

Los clientes también están cambiando drásticamente el rumbo de los acontecimientos, particularmente los del sector público. El anuncio de políticas de contratación pública de los gobiernos del Reino Unido PPN 06/20 obliga a los compradores del gobierno central y a las agencias gubernamentales, a partir del 1 de enero de 2021, a aplicar un factor mínimo de ponderación del 10 % al «valor social» en las evaluaciones de las licitaciones. El aviso hace una definición clara de sus expectativas. Muchos organismos gubernamentales ya aplican más del 10 %, cosa que puede estar marcando la diferencia entre ganar y perder una licitación. España  es el país de la UE con mayor número de infracciones medioambientales. En 2017, el país acumuló 30 casos abiertos, cuatro más que el año anterior, lo que representa casi el 10 % de todos los casos de la UE. España ocupa el primer lugar en la lista de los países más multados por infracciones de la política de la UE, y este dato debería llevar a nuevas reflexiones. Los casos abarcan todas las áreas, desde la mala gestión del agua hasta la omisión de evaluaciones en proyectos urbanos, la protección de hábitats o la contaminación del aire, entre otras. Por este motivo, se ha puesto en marcha una nueva actualización del Documento Básico «DB HE Ahorro de Energía», del Código Técnico de la Edificación español (CTE), para cumplir con la normativa vigente y futura de la UE. Por otro lado, los países nórdicos son conocidos por su excelencia en sostenibilidad (Noruega es ampliamente reconocida como el país más sostenible del mundo), pero siguen elevando el listón. Hace apenas unos meses, el Parlamento noruego aprobó una propuesta para lograr la neutralidad climática para 2030, dos décadas antes de lo previsto. La Unión Europea, por ejemplo, aspira a alcanzar dicha neutralidad en 2050.

En respuesta, estamos siendo testigos de la implementación de políticas sólidas por parte de los principales contratistas, como es el caso de Balfour Beatty en el Reino Unido, de la sueca Skanska, que tras su «viaje al verde profundo» ha sido considerada como líder durante muchos años. Por su parte, el gigante español Ferrovial es líder del sector en el Índice Dow Jones de sostenibilidad.

La colaboración es la nueva competencia. Estamos viendo a las empresas unirse para lograr mayores niveles de sostenibilidad. En febrero de 2021 vemos cómo once contratistas del multibillonario Programa de desarrollo regional de autopistas de Inglaterra se unían con un enfoque común para el desarrollo de proveedores, los objetivos de sostenibilidad y los indicadores clave de rendimiento.

¿Pero están todas estas buenas intenciones reflejándose en la cadena de suministro?

Hay buenas y malas noticias. Una encuesta realizada a más de 1000 pequeñas empresas por la Supply Chain Sustainability School del Reino Unido en 2020 indicó que el 74 % tiene una mejor comprensión de la sostenibilidad, el 51 % ha aumentado su participación comunitaria y el 45 % está ganando nuevos negocios por ser más sostenible. Sin embargo, solo el 37 % dice haber reducido sus emisiones de carbono y el 32 % sus emisiones de calidad del aire. Está claro que todavía queda mucho por hacer.

Adoptar adquisiciones sostenibles significa mayor rentabilidad y menor exposición al riesgo. La implementación de cuestionarios de preselección de proveedores con información completa y análisis detallados, que permiten a las empresas identificar cualquier riesgo potencial y trabajar con proveedores que puedan cumplir con sus estándares de sostenibilidad, encierra un gran valor. En Aquiles hemos estado trabajando con los datos de más de 175 000 proveedores de todo el mundo desde hace más de 30 años. Achilles Insights, nuestra herramienta de análisis de datos, permite identificar fácilmente a los proveedores que llevan la delantera y a los que van rezagados, y garantizar que los proveedores con los que trabajas cumplen tus estándares y criterios de sostenibilidad. La herramienta te ayuda a comprender los perfiles generales de los proveedores con respecto a determinados criterios, como los aspectos de salud y seguridad, financieros y de responsabilidad social corporativa (RSC). Garantizar que todas las partes involucradas comprendan la importancia de la sostenibilidad también es fundamental, y esto se consigue a través de un entorno de apoyo desde la Supply Chain School. Por último, pero no menos importante, también podemos considerar la posibilidad de aplicar un enfoque sistemático, como el prescrito por la ISO 20400.

La construcción sostenible no es una moda, es una urgencia. El sector de la construcción en todo el mundo tiene cadenas de suministro notoriamente profundas y amplias que son difíciles de alcanzar y que requieren la aplicación sistemática de herramientas y técnicas para lograr resultados coherentes.


You might be also interested in…

Reciba increíbles conocimientos en su buzón de correo cada mes

Subscribirse