Más vale prevenir que lamentar: la importancia de la salud y la seguridad en tu cadena de suministro

Article by Achilles

En las últimas décadas hemos visto una mejora más que significativa de los procesos de salud y seguridad en el trabajo, así como de la concienciación sobre el tipo de riesgos que afrontan los trabajadores. Aun así, todavía pueden producirse —y de hecho se producen— accidentes graves,en algunos casos con lesiones incapacitantes o incluso mortales, con posibles daños a la reputación de la empresa y hasta con repercusiones legales.

Las normativas en materia de salud y seguridad cambian constantemente, al igual que los riesgos en la cadena de suministro a los que se enfrentan día a día. Del mismo modo que velas por que tus instalaciones cumplan con todos los requisitos en cuanto a salud y seguridad, debes saber si tus proveedores y subcontratistas trabajan conforme a las normas internacionales aplicables.

La incertidumbre no es precisamente un elemento deseable en lo que se refiere a la salud y la seguridad en una cadena de suministro. ¿Cómo ver, pues, la situación en su conjunto?

Posibles consecuencias

Sea justo o no, a menudo se nos juzga según las empresas con las que elegimos trabajar y las cadenas de suministro con las que funcionan. Puede que tu historial en materia de salud y seguridad en el trabajo sea impecable, pero los fallos y los accidentes innecesarios en tu cadena de suministro pueden terminar dañando tu reputación por asociación.

Las posibles consecuencias son demasiado importantes para ignorarlas. Si se constata que tu empresa o tus proveedores no cumple(n) con sus responsabilidades y obligaciones en lo que respecta a los empleados, podrías terminar enfrentándote a cargos penales.

Parte del problema lo constituye la falta de consciencia que aún existe sobre los factores que constituyen un riesgo en el trabajo y la manera de abordarlos. Si bien el foco principal suele recaer sobre las incidencias a causa de la elección de equipos y material no adecuados y prácticas no seguras, aspectos como la seguridad psicológica de los trabajadores y los efectos de otros factores, como las jornadas excesivamente largas, a menudo pueden pasarse por alto.

Las lesiones incapacitantes pueden tener un efecto más que significativo para una empresa. En el Reino Unido, durante el bienio 2017/18 se perdieron 30 millones de días laborables debido a lesiones en el lugar de trabajo y a bajas por enfermedad; por otro lado, las cifras que maneja la Organización Internacional del Trabajo apuntan a un total de 313 millones de trabajadores implicados en accidentes laborales no mortales en el años 2015. Esto no solo implica pérdida de trabajo y productividad para las empresas, sino también pérdida de sustentos y la amenaza de accidentes potencialmente mortales.

El deber del empleador es asegurarse de que todas las personas que se encuentren en sus instalaciones dispongan de un entorno de trabajo lo más seguro posible. Si se constata que tu empresa (o tus proveedores) no garantiza este principio, podrías verte inmerso en una demanda judicial.

A largo plazo, el golpe reputacional resultante a ojos de tus clientes o de potenciales socios comerciales puede tener un coste incluso mayor. El accidente de la mina chilena de 2010, por ejemplo, concluyó con el rescate de los 33 mineros atrapados, pero puso de manifiesto un largo historial de fallos en cuanto a salud y seguridad. La compañía se enfrentó a múltiples procesos judiciales y terminó en bancarrota. Por su parte, el vertido de petróleo de la plataforma Deepwater Horizon de BP y los numerosos fallos de seguridad destapados por las investigaciones tuvieron grandes consecuencias tanto en términos de reputación para la compañía como en el precio de sus acciones.

La responsabilidad puede ser incluso de tipo penal. En 2016, un juzgado italiano acusó de homicidio a los ejecutivos de una compañía alemana de ingeniería industrial y producción de acero, Thyssenkrupp, tras el fallecimiento de siete empleados en el incendio de una fábrica de Turín ocurrido en 2007.

Mayor seguridad y mayor eficiencia

Los datos de los que disponemos muestran que las auditorías de salud y seguridad funcionan realmente; los proveedores que se someten a ellas reducen su índice de mortalidad en un 40 % y representan un riesgo mucho menor en la cadena de suministro para los compradores. En la práctica, esto significa menos accidentes y mayor seguridad para los empleados y subcontratistas, además de menos interrupciones y una mayor eficiencia operativa.

Situar la salud y la seguridad de la cadena de suministro a la cabeza de la lista de prioridades es realmente beneficioso, en el sentido en que, además de reducir tiempos de improductividad y evitar costosas investigaciones, una plantilla que se siente protegida es más proclive a mostrarse mucho más implicada y motivada. Amazon tuvo que enfrentarse a huelgas en EE. UU. Reino Unido, Alemania, España y Polonia después de que sus empleados denunciasen que estaban siendo llevados al límite de sus fuerzas físicas.

Se ha avanzado mucho en lo que respecta a la salud y la seguridad en el trabajo, pero creemos que todavía se puede hacer más. Para ello contamos con los servicios y los productos necesarios para ayudar a compradores y proveedores a trabajar de manera más segura y eficiente. Las auditorías de salud y seguridad constituyen una herramienta esencial dentro del paquete, pero también nuestras comunidades pueden ayudar a los compradores a decidir trabajar únicamente con proveedores que cumplan las normas internacionales, como la OHSAS-18001.

Los datos de nuestras comunidades muestran que los proveedores son cada vez más conscientes de la importancia de contar con certificaciones en salud y seguridad. Desde 2019, dichos datos indican que el porcentaje de proveedores del sector de la minería de Chile que disponen de sistemas de prevención activa de riesgos se ha incrementado del 61 al 66 %. En otra de nuestras comunidades, Regic Perú, un 84 % de las empresas que la integran disponen de un sistema de regulación en materia de higiene, salud y seguridad, mientras que en su homóloga española, el 42 % de la base de proveedores está certificada conforme a OHSAS-18001. Por su parte, el 77 % de las empresas del sur de Europa integradas en Controlar cuentan con una certificación de prevención. En Achilles ayudamos a las empresas a crear cadenas de suministro más saludables, seguras y productivas en todo el mundo.

Y lo que es más importante, ayudamos a los compradores a asegurarse de que los proveedores con los que trabajan se alinean con sus valores y normas en materia de salud y seguridad en el lugar de trabajo. Desde la planificación de las cadenas de suministro, que permite la identificación de áreas de riesgo y de los niveles de cumplimiento, a las auditorías de prácticas de trabajo, pasando por la vigilancia continua del riesgo en las cadenas de suministro, disponemos de todas las herramientas que necesitas para hacer de tu empresa un lugar seguro para todos quienes trabajan en ella.

Habla con nuestro equipo hoy mismo para obtener más información sobre nuestros servicios.



Reciba increíbles conocimientos en su buzón de correo cada mes

Subscribirse