Article

Esto empieza a parecer una Navidad sostenible

Si el año pasado pensábamos que iba a ser un año complicado para Papá Noel, no imaginábamos los problemas a los que se enfrentaría en 2021 en lo que respecta a las cadenas de suministro. Este año ha habido interrupciones, avisos de desabastecimiento entre sectores y situaciones imprevistas como el bloqueo del Canal de Suez, una serie de incidentes que habrían dado quebraderos de cabeza al mejor gerente de cadenas de suministro del mundo. Ya sabemos que Papá Noel es el gerente de cadenas de suministro globales por definición. ¿Pero qué ha  hecho desde el 1 de enero de 2021 para que su cadena de suministro sea sostenible, resiliente y le permita entregar a tiempo este año su stock navideño?

Datos: Papá Noel dirige un negocio que se basa en datos originales.  Estos datos, que obtiene de las listas que le envía cada niño, y que revisa más de una vez, le permiten hacerse una idea de cuáles son los regalos imprescindibles de este año, y, por consiguiente, planificar con antelación el momento de la entrega de sus productos y juguetes.

Una perspectiva de su cadena de suministro: tras cientos de años de experiencia en el negocio de los suministros, Papá Noel tiene una visión exhaustiva de su base de proveedores y dispone de la información necesaria para acceder a toda una serie de proveedores alternativos y preseleccionados.

Practicar la sostenibilidad para garantizar compras efectivas: los datos recientes de Achilles indican que el 52 % de las empresas aún no ha implementado ningún plan de reducción de carbono.  Estos datos muestran igualmente que el 40 % de las empresas admite que la búsqueda de proveedores sostenibles es su gran prioridad en materia de adquisiciones, pero Santa Claus lleva milenios entregando sus juguetes y regalos de manera ética en todo el mundo, así como limitando su huella de carbono mediante la fabricación local, lo cual hace de él un auténtico defensor de las compras sostenibles y de los beneficios del nearshoring. Según IQAir, Finlandia, la sede de la Navidad, es el cuarto país con mejor calidad del aire del mundo.  Santa Claus debe ser, pues, uno de los mayores fabricantes y empresarios de Finlandia y, por tanto, cumplirá con los exigentes requisitos medioambientales de un país que tiene como objetivo la neutralidad en emisiones de carbono para 2050.

La ética garantizada en sus prácticas laborales: el año pasado investigamos si el taller de trabajo de Santa Claus pasaría la prueba de una Auditoría de prácticas laborales de Achilles.  La COVID19, junto con el secretismo de sus operaciones en Laponia, nos ha obligado a buscar un auditor de Achilles para que lleve a cabo una auditoría in situ y entreviste a sus empleados; crucemos los dedos para que podamos comentar esta cuestión el año que viene.

Así pues, con todo lo que ha pasado y los problemas de abastecimiento previstos, creemos que Papá Noel ha aplicado muchas de las recomendaciones que también han implementado los compradores y los proveedores del equipo de Achilles para garantizar la seguridad de los suministros. Pero hasta primera hora de Navidad no sabremos hasta qué punto se habrá conseguido.


Esto empieza a parecer una Navidad sostenible

Reciba increíbles conocimientos en su buzón de correo cada mes

Subscribirse