El camino hacia la transformación energética

Article by Achilles

Cómo pueden aprender mutuamente el sector de las energías renovables y el sector energético

La industria de las energías renovables ha sido testigo de unos niveles de inversión récord en los últimos años. En el sector energético en su conjunto, factores como el cambio climático y la carrera por sustituir los combustibles fósiles han convertido las fuentes de energía alternativas en un elemento prioritario en las agendas de los gobiernos y los inversores. Las medidas de confinamiento implementadas durante la crisis de la COVID-19 redujeron significativamente la demanda de electricidad, obligando a los operadores de red eléctrica a optar por la fuente de suministro más limpia y barata posible para equilibrar la menor demanda. Este cambio repentino vio como las fuentes de energías renovables (principalmente la eólica y la solar) experimentaban un rápido incremento en su cuota de electricidad, alcanzando niveles récord en numerosos países. En menos de 10 semanas, el consumo de energía renovable aumentó en casi un 40 % en EE. UU. y un 45 % en India. Otros países europeos como Italia, Alemania y España también alcanzaron nuevos récords en diversas energías renovables.

La velocidad y la escala de la expansión del sector de las energías renovables plantean retos a los operadores. Muchos de ellos aún carecen de la experiencia o las capacidades para gestionar los cada vez más complejos proyectos de energías renovables que requiere el avance del sector. El sector necesita desarrollar una mayor capacidad de gestión de la cadena de suministro para explotar plenamente todo el potencial que encierran las oportunidades de energías renovables.

El crecimiento acelerado del sector genera diferentes retos, en particular para aquellos proveedores de menor tamaño y experiencia que acceden al mercado. A medida que estas compañías se embarcan en la gestión de proyectos a gran escala y de cadenas de suministro complejas, la riqueza de conocimientos que puede proporcionar el sector energético resulta un recurso valioso. A su vez, el sector de las renovables tiene mucho que enseñar a sectores más establecidos acerca del empleo de la tecnología como motor de la innovación.

En última instancia, este tipo de colaboración intersectorial y el intercambio de conocimientos van a desempeñar un papel fundamental en la transformación de la energía y a la hora de limitar las peores consecuencias del cambio climático.

Gestión de proyectos a gran escala

La industria de las renovables está atravesando en estos momentos un período de crecimiento acelerado. La preferencia de la electricidad frente a otras fuentes de energía, los objetivos sobre la reducción de las emisiones de carbono contemplados en el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (ODS) suponen un impulso de la demanda.

Aun así, la inversión mundial en energías renovables ha ido disminuyendo desde su punto álgido en 2017. Este declive es el resultado de la reducción de los costes relacionados con la producción eólica y solar, que han experimentado una caída significativa después de la expansión en la UE, India, Vietnam, China y los EE. UU., si bien la situación ha empeorado todavía más debido a problemas de capacidad a los que solo puede hacerse frente con más inversión.

El sector energético cuenta con una amplia experiencia a la hora de adaptarse y afrontar problemas de capacidad rápidamente. Esta experiencia podría resultar muy valiosa para los operadores del sector de las renovables que buscan profesionalizar ciertas partes de sus operaciones.

Elevar el nivel de exigencia de los estándares de salud y seguridad de los nuevos proyectos de energía renovables es otra de las áreas en las que el sector energético podría aportar un valor real, en particular cuando se ven afectados trabajadores que actúan en entornos difíciles.

Una gestión eficaz en materia de salud y seguridad permite a las empresas reducir los riesgos operativos durante el ciclo de vida íntegro de los proyectos. La utilización de nuevas soluciones de ingeniería para reducir el mantenimiento necesario o el tiempo operativo que pasan los trabajadores sometidos a situaciones potencialmente peligrosas puede servir de ayuda para sentar las bases del crecimiento futuro.

La logística y la gestión de la cadena de suministro son elementos fundamentales para lograr la visibilidad mundial requerida para obtener contratos, acortar los tiempos de tránsito, anticipar los problemas e incrementar la utilización de activos. Todas estas áreas llevan décadas siendo prioritarias para las compañías del sector energético, algo de lo que podrían beneficiarse las renovables para progresar.

La importancia de la digitalización

Tras un período de auge, el sector energético convencional afronta ahora un futuro complejo. Y ello a pesar de la considerable inversión de capital realizada en la infraestructura de las redes eléctricas como, por ejemplo, los 40-50 millones de coronas noruegas invertidos por Statnett en la red de transmisión del país. La legislación gubernamental, las demandas de los accionistas y las expectativas de los consumidores ahogan los beneficios e incrementan la necesidad de mejorar la eficiencia.

Uno de los rasgos importantes del sector de las renovables es la prevalencia de empresas de menor tamaño, más ágiles y digitalizadas. Estos operadores tienen mucho que enseñar a las grandes compañías del sector energético sobre cómo adoptar tecnología innovadora y utilizarla para impulsar una eficiencia y un rendimiento mejorados.

Otros retos que afrontan las compañías grandes a la hora de intentar implementar la digitalización son la falta de algunas competencias y las barreras culturales, que pueden frenar la integración de nuevas soluciones. Las compañías del sector energético deberían fijarse en el sector de las renovables y tomarlo como guía a la hora de crear estrategias eficaces en torno a los macrodatos y los análisis, y para adquirir competencias y capacidad interna.

La digitalización está desempeñando un papel crucial en lo que respecta al crecimiento de la energía eólica, apuntalando la eficiencia operativa, la toma de decisiones y la reducción de costes operativos. Un ejemplo de ello es la utilización de los datos los parques eólicos para posibilitar un enfoque predictivo a la hora de anticipar errores y en la planificación del mantenimiento. Esto contribuye a asegurar una reducción del gasto y de los tiempos improductivos por parte de los operadores. La industria necesita dirigir la innovación hacia los retos del acceso y el intercambio de los datos, y las soluciones resultantes podrían ayudar a una amplia variedad de empresas a mejorar su rendimiento.

Intercambio de conocimientos, incremento de los estándares

Creemos que la colaboración y el intercambio de conocimientos entre diferentes sectores ayuda a incrementar la exigencia de los estándares de todo sector. El conocimiento de la materia y la experiencia que puedan ayudar a las empresas a trabajar de manera eficiente y sostenible no deberían permanecer sin compartir.

La transición hacia un futuro con bajas emisiones de carbono requiere trabajar en pos de objetivos comunes y garantizar que todas y cada una de las empresas integradas en una cadena de suministro se desempeñan conforme a los estándares más exigentes. Ese es exactamente el objetivo de nuestras comunidades: ayudar a los compradores a crear cadenas de suministro más fuertes y con un mejor rendimiento. A medida que un número mayor de empresas del sector energético comienza a explorar oportunidades de energías renovables, este tipo de colaboración ganará más importancia que nunca.

Ponte en contacto con nosotros hoy para ver cómo nuestras comunidades pueden fomentar la adquisición de competencias, el intercambio de conocimientos y la colaboración intersectorial.



Reciba increíbles conocimientos en su buzón de correo cada mes

Subscribirse